PRESENCIA VIVA DE LA CABALA.
Federico González - Mireia Valls.
400 págs. 26 ilustrs.
ISBN: 84-95399-67-9.
Libros del Innombrable,
Zaragoza 2006.


INDICE

INTRODUCCIÓN

CAPÍTULO I: LA CÁBALA JUDEOCRISTIANA

CAPÍTULO II: EL SEFER YETSIRAH Y EL BAHIR
        Sefer Yetsirah (Libro de las Formaciones)
        El Bahir. El libro de la Claridad

CAPÍTULO III: LA CÁBALA DE PROVENZA Y GERONA
        Azriel y sus glosas o comentarios cabalísticos
        Ezra y su comentario al Cantar de los Cantares
        Nahmánides y su discreta revelación de la doctrina cabalística

CAPÍTULO IV: LA CÁBALA DE CASTILLA
        Josepf Chiquitilla
        Abraham Abulafia
        El Zohar
        Literatura epigráfica o pseudoepigráfica
        El libro hebreo de Enoch
        El Talmud

CAPÍTULO V: LA CÁBALA DE SAFED
        Moshe ben Ja'acob Cordovero
        La Dulce Luz
        La Palmera de Devorah
        Elijah de Vidas
        Isaac Luria
           El Tsimtsum o la "contracción" creadora de En Sof
           Sefer hara: la "mala inclinación"
           La "Ruptura de los Recipientes" (shebirat ha-kelim)
           Tiqqun. ·El Universo de la Rectificación"
           Yichudim. La "Unificación del Nombre"
        Hayyim Vital
           El tema de Caín y Abel
           Alquimia

CAPÍTULO VI: LOS HASIDIM
        Moshé Hayim Luzzato
        Los Hasidim

EPÍLOGO

Obras citadas en el texto
Glosario
Índice de nombres


 
CONTRAPORTADA

Este libro trata sobre la Cábala, la tradición esotérica del pueblo judío, que comienza con la sabiduría expresada en el Sefer Yetsirah y que se concreta en la Cábala de Provenza, de Gerona, de Castilla y también de otras ciudades como Zaragoza y de Andalucía etc. Igualmente se habla de la proyección de este pensamiento en Europa y Safed (Galilea) y lo que todo ello significó para la recreación de este cuerpo de sabiduría propio de los hebreos aunque influenciado por las distintas gnosis griegas y el hermetismo a lo largo de su desarrollo.

La Cábala (tradición) como la Shekinah (la permanente inmanencia divina) siempre se está haciendo y no es letra muerta, pues está presente en el corazón del ser humano, en su alma, y por lo tanto en todas las cosas y tiempos y sería matarla como el racionalismo ha hecho con Occidente, si se la tratara com algo fijo e inflexible, o como un estudio meramente histórico y no como siempre viva, paradójica y cambiante como es la cosmogonía que describe, en vez de algo estático, como por otra parte lo demuestra su desarrollo en el tiempo. Es decir, una poética del espacio y la vida, permanentemente actual, de donde deviene su inmenso poder transformador.