SYMBOLOS
Revista internacional de 
Arte - Cultura - Gnosis
 
HIMNOS DEL AGARTHA
Textos del Ateneo del Agartha.
Ilustraciones de Ana Contreras.
Libros del Innombrable. Colección Aleteo de Mercurio.
1ª edición, abril de 2019. 73 ilustr. color. 196 págs.
ISBN: 978-84-17231-11-8


http://www.librosdelinnombrable.com/





Reseña novedad editorial

Este pequeño cuaderno, el número 6 de la colección, diseñado y dibujado con un cromatismo dorado y pinceladas sepia, es un canto universal. Puesto que en los tiempos que vivimos, signados por una mentalidad moderna, todo es literal y tiende a un desarrollo tan indefinido como interminable, la evocación de cada uno de estos himnos supone un vuelo para el alma, un salto vertical que se alza mediante el lenguaje poético y su evocación de la belleza. Un vuelo que viene signado por el eco de una memoria ancestral, que no es sino remembranza eterna. Es ese carácter de universalidad, paradójicamente, el que hace de estos himnos una singularidad en medio de una producción editorial embebida de multiplicidad engañosa; tal cual los tiempos que vivimos. Pues para la mentalidad del hombre moderno, como muy bien ya advirtiera Guénon, la literalidad es una necesidad que marca el límite de su comprensión.

Un canto al Misterio (Lux umbra dei. ¿Quién?1) es lo que guía estos himnos; su trazado, su orden, su diseño, no son sino fruto de la genuina comprensión del legado de la Tradición Hermética en los corazones de los himnógrafos, como así los denomina el editor Raúl Herrero en su excelente prólogo, que ubica al lector perfectamente en un espacio otro; allí donde la belleza y la poesía encuentran su origen y destino: al unísono y en el corazón del hombre.

También nos parece que el panorama que el cuaderno esgrime es, simultáneamente, una labor alquímica. Todo el conjunto es como un mandala en donde el Árbol de la Vida sefirótico, legado de la tradición hebrea que, enriquecido con las aportaciones renacentistas, se hace presente; y se conjuga mágicamente con deidades de las diferentes corrientes herméticas que han surcado la historia de occidente. Los diez primeros himnos ya lo presienten en su propia estructura aritmosófica: “Diez y no nueve, diez y no once, como las 10 esferas del Árbol de la Vida, como las 10 numeraciones de la Sagrada Tetraktys. Esto es así porque es arquetípico. Desde el Agartha, invisible como el centro de la rueda, se salvaguarda esta enseñanza intemporal y se disparan las flechas hacia todo el contorno del círculo.”2.

Unas flechas portadoras de una estructura geométrica sagrada, que se intuye como siempre presente a través de las series de tres y de cinco himnos; la primera tríada está dedicada a las potencias egipcias; luego, tres grupos más de cinco himnos: los himnos cabalísticos, los grecolatinos y a otras entidades primordiales. La búsqueda del oro alquímico es también la búsqueda de la divina proporción áurea, cifra clave de la cosmogonía. También el cinco es número mediador entre el Cielo y la Tierra, además de simbolizar la quintaesencia para los practicantes del Ars Regia.

A continuación, encontramos las series más emparentadas con la tradición greco-romana: A los Titanes, A Zeus y su parentela, A Hermes y su madre atlante, A la tropa délfica, A Afrodita y sus amores, A Posidón y su prole, A Hades y sus allegadas, A la Memoria y otras diosas, Al dios del vino y del teatro. Aquí el cuaderno se inspira, si así pudiera decirse, en los himnos y cantos de esa tradición y, al mismo tiempo, reconoce su legado. Un legado que para los hermetistas toma la forma de hilo de oro, Cadena Áurea dícese también. La pluralidad del panteón greco-latino se nos presenta como un camino de luz; quisiéramos destacar esta relación simbólica con la luz, con la esencia de la Luz Inteligible, que nos llevará de viaje desde el Febo Apolo al furor dionisíaco a través del símbolo y de la mano de Hermes, mensajero alado.

Y para finalizar estas líneas, un deseo pensando en ese lector anónimo cuya mirada se fija en este pequeño cuaderno: desearle nada más ni nada menos que el influjo de su lectura le permita ubicarse en ese lugar central del alma del hombre desde el que lanzar sus flechas.

¿Y todo esto para qué? Pues para que la luz de la Inteligencia se expanda por el mundo entero. No parece poco.

Pablo Río.
*
*   *
NOTAS
1 Federico González y col., Introducción a la Ciencia Sagrada. Programa Agartha. Revista Symbolos, nº 25-26, Barcelona 2003.
2 Federico González Frías, Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos, entrada: Agartha. Ed. Libros del Innombrable, Zaragoza, 2013.
Home Page